Tarapacá será una de las siete regiones donde se incluirán los cambios en el Programa de Alimentación Escolar de Junaeb

0
294

Esta innovación beneficiará a 667 mil estudiantes en el país.

  • “Cocina Escolar del Mundo”, incorporará seis nuevas recetas provenientes de Bolivia, Ecuador y Colombia, que se suman a las actuales de Perú, Haití y Venezuela.
  • En “Cocina con raíces” se ampliará la entrega de Calapurca, preparación del pueblo Aymara.

 

De manera inédita, y con el objetivo de mejorar la aceptabilidad y la calidad nutricional, los estudiantes beneficiados por el Programa de Alimentación Escolar (PAE) de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), comenzarán a recibir leche líquida en reemplazo de la clásica fórmula láctea, en una iniciativa que busca entregar un mejor contenido proteico y un producto menos procesado en los desayunos de los establecimientos.

Además, dentro de las novedades está la incorporación de batido lácteo, elaborado en base a leche o yogurt con cereal (quinoa, chía, avena), fruta y miel para endulzar, la disminución del pan en un 50%, reemplazado por más rotación de huevo en diferentes preparaciones (omelette, huevo duro y huevo revuelto).

Las bases publicadas para la nueva licitación abarcan siete regiones, con un presupuesto anual de 244 mil millones, y regirá para el período comprendido entre marzo 2022 y febrero 2025 para el 35% de los beneficiados totales del programa (667 mil estudiantes) en siete regiones del país: Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Maule, Los Lagos, Los Ríos y un tercio de la Región Metropolitana.

Por primera vez, las minutas serán diferenciadas según la estación del año y variará según la ubicación geográfica, incluyendo preparaciones con pertinencia regional y fomentando materias primas locales, como el pastel de choritos en la zona sur, o el jugo de mango o guayaba en la región de Arica.

Otra gran novedad es el aumento inédito de los productos del mar al doble, de 4 a 8 veces al mes, que contempla la entrega de diferentes tipos de pescado, así como mariscos como choritos y algas como el cochayuyo una vez al mes cada una.

A su vez, aumentará la rotación de verduras, incorporando sopas y cremas en otoño e invierno y ensaladas en verano, y que ahora serán aderezadas con limón natural, así como de frutas, que serán trozadas, endulzadas con miel y vendrán a reemplazar a los postres de leche que serán reducidos en un 83%.

Las legumbres serán servidas en diferentes formatos, como guisos, croquetas, puré, hamburguesas y ensalada, y aumentarán su consumo en un 58%. Las pastas también disminuyen y serán reemplazadas por su versión integral y otros cereales como quínoa, cus cus, mote y polenta.

“Establecimos un principio en el Programa de Alimentación Escolar, que es “Comer rico es un derecho”, el derecho no es solamente a recibir nutrientes, el derecho que tienen nuestros niños es a recibir comida rica, sabrosa, como comemos todos los días en la casa. Este es un programa escolar que toma medidas muy drásticas para, en primer lugar, ser un factor protector contra la obesidad estudiantil y poder contar con una mayor variedad de productos frescos y nutritivos, como frutas y verduras de estación, que esperamos puedan crear hábitos más saludables en nuestros estudiantes, y así poco a poco puedan ellos mismos ir incorporando fuera de los establecimientos, una preferencia por productos menos procesados”, sostuvo el director Jaime Tohá.

“Claramente el Programa de Alimentación de Junaeb, por su cobertura y por el impacto directo en la alimentación de muchos niños en el país, tiene un enorme potencial educativo, que hace que el compromiso de larga data que tiene el Gobierno por combatir el aumento de la obesidad de nuestros niños y niñas, hoy vea frutos; permitiendo introducir una serie de mejoras que van en directo beneficio de nuestro principal objetivo que es la salud y la educación integral de nuestro niños”, comentó el Subsecretario de Educación, Jorge Poblete.

«Hoy es un día histórico para nuestro país, gracias a un gran trabajo en conjunto, desde marzo recibirán alimentos saludables en sus colegios y escuelas. Con estos cambios, estamos apoyando a las familias más vulnerables y avanzando para que nuestros niños y niñas puedan acceder a una alimentación cada vez más saludable «, José Pedro Guilisasti, Secretario Ejecutivo Elige Vivir Sano.

Preparaciones más naturales

Con el objetivo de reducir el consumo de sodio, las preparaciones deberán incorporar especias que potencien el sabor de manera natural, como lo hacen el laurel, orégano, cilantro, curry, albahaca o perejil. Además, será obligatorio incluir sal de mar, así como limón natural para el aliño de las ensaladas.

Otra de las mejoras que fueron desarrolladas por el Laboratorio Gastronómico de Junaeb, es el uso de bases que permitan mejorar recetas ya incorporadas en los menús de los estudiantes, como el sofrito, salsa pomodoro, salsa bechamel, y caldos de ave y verdura, lo que deja como resultado platos más sabrosos y mejor recibidos por parte de los beneficiados por el PAE.

Nuevos platos

Tomando en cuenta el carácter multicultural de los estudiantes de Chile, es que el Laboratorio Gastronómico de Junaeb ha implementado “Cocina Escolar del Mundo”, iniciativa que incorporará seis nuevas recetas provenientes de Bolivia, Ecuador y Colombia. Estas preparaciones se sumarán a las ya incorporadas de Perú, Haití y Venezuela que actualmente están en las minutas.

En una línea similar, el proyecto “Cocina con Raíces” busca rescatar la tradición de los pueblos originarios de nuestro país, a través de la cultura gastronómica. Es así como el Poe, un budín de plátano proveniente de Rapa Nui, se servirá a miles de niños, niñas y adolescentes de distintas regiones de Chile, así como también el Pisku mapuche y la Calapurca, preparación del pueblo Aymara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here